En estos últimos tiempos Dios nos ha bendecido en nuestra iglesia con crecimiento de asistentes, por lo cual necesito planificar para que con un proceso definido lleguen a ser congregados y comprometidos con el Señor de llevar el evangelio al mundo entero empezando con sus alrededores.

Quise buscar un libro para poder poder establecer y aclarar mi filosofía de ministerio  y volví a escoger el libro de “Iglesia Simple” de Thom S. Rainer y Eric Geiger que aunque anteriormente ya lo había leído y sacado ideas de este libro vuelvo a retomarlo para mejorar mi entendimiento de hacer un ministerio simple si muchas complicaciones para hacer accesible la voluntad de Dios a la personas que aun no lo conocen. Sigue leyendo

Crecimiento de una Iglesia


El crecimiento de una iglesia requiere más que deseo e inclusive más que dedicación; requiere visión, paciencia, fe, habilidad y por sobre todas las cosas, equilibrio. Pastorear a una iglesia que está creciendo puede parecer sencillo a un principiante, pero no lo es. Requiere el dominio de ciertas habilidades.

Pregunta, ¿Qué impide que crezca mi iglesia?

La iglesia es un organismo vivo, es natural que crezca si se encuentra sana.

La tarea del liderazgo de la iglesia es descubrir y quitar las enfermedades y barreras que restringen el crecimiento para que el crecimiento normal y natural pueda tener lugar. Sigue leyendo

La Biblia En La Vida y En El Ministerio Del Pastor y Del Líder Cristiano


«Tú, sigue firme en todo aquello que aprendiste, de lo cual estás convencido. Ya sabes quiénes te lo enseñaron. Recuerda que desde niño conoces las sagradas Escrituras, que pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien». (2 Ti 3.14–17;DHH3)

La Biblia es de suma importancia en la vida y en el ministerio del pastor y del líder cristiano, pues ella es, y será siempre, el fundamento de la vida cristiana. No es posible un buen ministerio si no está impregnado por completo del mensaje de la Palabra de Dios. Sigue leyendo

Como hermano y como Pastor – 1Ts. 5:12-28


Como hermano debo reconocer a los que trabajan a mí alrededor, a los que me guían y a los que me amonestan. A ellos debo tenerles en mucha estima y amor por causa de su obra. Como Pastor debo amonestar a los ociosos, alentar a los desanimados y sostener a los débiles y con todos ellos debo ser paciente porque el ocioso volverá hacerlo, el desanimado seguirá desanimándose y el débil seguirá cayendo. Como pastor debo seguir con ellos con mucha paciencia esto es con mucha perseverancia.  Roger, 19 de Marzo del 2008