No se puede disfrutar sin pagar


La pruebas provienen de Dios, pero las tentaciones vienen de nuestros propios deseos, las cuales nos atraen y nos seducen. De nuestros propios deseos nacen los actos pecaminosos, las cuales cuando se les deja crecer nos lleva a la muerte. Estos pensamientos provienen de la biblia en Santiago 1.13-15

Santiago 1.13–15 (RVR60) — 13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

Cuando uno cae en tentación no debería de culpar a Dios o a otros, pues la biblia dice claramente que Dios no nos incita al mal, pues él mismo no puede ser tentado por el mal, porque dentro de Dios no hay nada malo que la tentación pueda sacar. En cambio nosotros si tenemos nuestra naturaleza pecaminosa, es decir deseos pecaminosos, son ellas las que nos seducen y mueven a pecar, entonces nosotros Sigue leyendo

El Deseo sobre todos mis deseos – 1P. 1:22-2:3


Que es lo que debo desear por sobre todo mis deseos. Las Escrituras me contestan: “yo”, si es lo que debo desear por sobre todo manjar. La Biblia limpia mi alma, me da una esperanza eterna.

Si realmente la deseo debo desechar toda malicia en mi corazon, todo engaño, toda hipocrecia, todo aquello que evita que Dios obre en mi vida.

Señor dejo todo mis deseos para desear mucho mas lo que deseo por sobre todo: “Las Escrituras”

Roger Puma