Delicioso a la vista – Gn. 2-3

 

Dios había creado todo árbol delicioso a la vista y lo había dado al hombre para disfrutarlo. Pero solo había uno que les era prohibido.

Dios nos ha dado vida para disfrutarla pero nos ha negado algunas, no para privarnos de placer sino para evitarnos consecuencias que quitarían el verdadero placer.

 

El hombre no lo entendió y se rebelo contra Dios gustando de lo único que les era prohibido. Ellos tenían mucho para disfrutar de todos los frutos, pero escogieron el prohibido. Pensaban que Dios les estaba restringiendo el placer de disfrutar ese fruto, pero no paso mucho para que se dieran cuenta que se habían equivocado, pero ya era demasiado tarde. Dios los entrego a las consecuencias de su pecado y fueron echados del huerto. Dios no quería privarles de placer sino que lo tuvieran siempre y ha disposición, pero es el mismo hombre que amargo el placer de la vida buscándolo según su pensar.

 

Dios sabe cual es el placer de la vida porque el creo y dio la vida.

 

 

Lectura: Hoy leí Jeremías del capitulo 21 – 25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s